26 abril 2015

Ciclamen realizado con cartón de huevos



Este proyecto nació de la observación y de esa inquietud que de repente se apodera de mi y me lleva a inventar imaginando.

Tengo la suerte de tener, en mi cocina, una ventana que me permite ver el cielo y la naturaleza, pero también tengo la posibilidad de tener en ella mis plantas, las cuales gozan, como yo, de la vista y del sol.


En una ocasión me regalaron un ciclamen, también conocida como pan de puerco o artacita. Como seguro que la conocéis en cualquiera de sus muchas variedades y colores, no os voy ha hablar de ella. El caso es que en mi ventana estuvo muchos meses pero con la llegada del verano se puso muy triste, a pesar de ello conseguí que viviera años.


La cuestión es que como solo podía estar en mi cocina, no había manera de llevarla al salón o la terraza. Y fue entonces cuando pensé "¿porqué privarla de su sitio simplemente por mi gozo? Y... ¿sería capaz de hacer una replica?


Y una vez más los cartones de huevos fueron mi inspiración. Tengo que confesarlo: tengo pasión por ese material, creo que empieza ha ser patológico. jajajajaja

Los materiales son:
* Cartones de huevos.
* Alambre
* Cinta de floristería (adhesiva) o papel de creepe o seda verde.
* Tijeras
* Pistola de silicona
* Pinturas y pinceles
* Maceta
* Corcho
* Hojas secas para tapar el corcho

Sobre la cuestión de la  pintura decir que yo utilizo pintura acrílica al agua, tengo que confesar que me decanto por esta opción por que no me gustan los disolventes y no me gusta nada tener que limpiar los pinceles. Como dirían mis hijos "¡Qué pateo!"



He recortado los cartones dando la forma que se ve en la foto y a continuación una capa de pintura.



 Mientras secaba la pintura he cortado alambre de dos tamaños uno corto para las hojas y otro más largo para la flor. (Aproximadamente el doble) y los he forrado con cinta de floristería. Yo utilizo esta cinta porque me resulta muy práctica pero antes lo hacia con papel de seda y lo pegaba con cola.







Para darle una apariencia realista a la corola cuando le pongo la silicona caliente le añado unas semillas de sésamo que previamente he tintado, en esta ocasión de negro. Y con el mango de un pincel lo presiono para que quede perfectamente pegado.


Las hojas las he recortado con unas tijeras de ondas para que se asemeje mas y con el mango de un pincel le he dado un poco de forma para que adquiera volumen y que no quede tan plana. No esperéis mucho para realizar éste paso ya que (según la pintura que utilicéis) puede que el cartón se agriete.
También le he pintado con distinto color el esqueleto de la hoja, y he pegado el alambre.




En la hoja el alambre va pegado por la parte de abajo (la que es lisa), solo hay que poner un cordón de silicona y doblar el trozo que hemos dejado de tallo  para envolver el alambre. Pero hacerlo como en el video ya que si se deja muy justo cuando doblas la hoja puede romper el cartón. Y recordar que las hojas son de tamaños distintos.







Pintarle con un color distinto (a vuestro gusto) las manchas o como yo, el esqueleto, de ésta manera da mas realismo.


A mi me gusta darle un acabado con barniz porque el color queda mas protegido y se puede limpiar mejor.




Solo queda montar y disfrutar del resultado.





El trabajo que me motiva es conseguir hacer y enseñar cosas sencillas, económicas,  ayudar a la naturaleza recuperando cosas que pueden ser útiles y conseguir un acabado precioso.

Espero que te haya servido de ayuda, que hayas aprendido y disfrutado. Ya estoy trabajando en el siguiente y me gustaría que siguieras por aquí.


Os dejo el enlace del video donde queda muy claro todo el proceso.



11 abril 2015

El día de las presentaciones



Hola de nuevo, en esta entrada quiero mostraros algunas de las cosas que me han traído hasta aquí, y me hacen sentirme agradecida con todos vosotros, por vuestra comprensión y por el entusiasmo demostrado.
Esta foto es probablemente mi primer trabajo y mi primer regalo. Mi amiga celebra su 50 cumpleaños y yo pensé que estaría bien hacerle algo que fuese propio, hecho con mis manos y poniendo ese amor que se pone en las cosas cuando te gusta lo que estás haciendo.

Ya sabéis que están hechas con cartones de huevos...







Ésta otra, también fue el regalo a una amiga por su cumpleaños. Fue muy especial hacerlo y lo disfruté muchísimo. Después de éstas llegaron otras y he regalado muchas. De todo ello pondré un video más adelante.







 Otra cosa que me encanta hacer son decoraciones para el despacho, para casa, etc. Cambiar según las estaciones y celebraciones. Por ejemplo, uno de los momentos del año más inspiradores es la Navidad, ¿no os pasa? Este arbolito fue de un año en que decidí que todo debía ser de periódico. Fue fantástico.

Como algunos ya sabéis, siempre intento que esta afición mia no sea un lastre económico para mi familia, por lo tanto utilizo materiales que están al alcance de la mano, generalmente cosas que irían a la basura. Pero ya lo iremos viendo.








Este broche fue para mi madre, compro una tela de loneta, para hacer unas faldas para la mesa y le sobraron unos retales. Me preguntó y cómo no me las llevé a casa.








¿No os encantan las cajas de las fresas?







Poder recuperar para otro uso algo que, en teoría, ya no sirve. Eso es lo que mas me gusta, me hace sentirme bien. Esta es una pequeña selección en la que podréis apreciar lo polifacética que soy.


Si te ha gustado, espero volver a verte, deja tu comentario y recuerda compartirlo.







No olvides que puedes seguir mis trabajos en las redes sociales:







10 abril 2015

Sobre mi

Bienvenid@ a mi blog o como a mí me gusta llamarlo "Mi diario de trabajos".


Los vaivenes de la vida me llevaron a hacer cosas con mis manos y es eso lo que quiero en este espacio compartir. Mi forma de ver las cosas y de hacerlas, pero sobre todo será a mi ritmo.

Aprendí de mi madre muchas cosas, una de ellas es que "no se tira nada; todo se puede volver a utilizar". De mi padre, en cambio, cómo conseguirlo.

Me gusta lo que hago y lo más gratificante es que a vosotr@s  también y ello me ha llevado a que después de mucho insistir termine haciéndoos caso.

Empecé guardando, en mi lavadero, "por si acaso...", "esto es una pena tirarlo..." y ése es ahora mi refugio. Soy capaz de entrar  una tarde (la que puedo) con un objetivo y terminar con otro completamente distinto. En ocasiones me siento dispersa, en mi cabeza hay tantas ideas y tan poco tiempo para materializarlas. Tengo que aprender a canalizar las infinitas posibilidades.

Sobre el nombre elegido solamente deciros que soy yo, es el nombre que me regalo hace muchos años una persona muy especial de mi vida y que hoy no está a mi lado, es mi homenaje a ella y su recuerdo.