16 julio 2016

Caja de luz para fotografiar. DIY. Lightbox

Una imagen vale más que mil palabras. 

Es cierto; por lo menos para mí.
Las cajas de luz sirven para hacer fotos a nivel profesional. 

Pero una caja de luz, o lightbox, como la conocen los que dominan el inglés, no es más que una caja de cartón y tres focos.

Fácil, ¿no?

Hacía tiempo que llevaba rondando en mi cabeza; había visto la de mi amiga Rosa, estuve indagando por Internet, viendo vídeos de YouTube... Pero siempre me paraba la misma cuestión: "Espacio, no tienes espacio..."


Las Cajas de luz pueden ser de distintos tamaños, pero como mínimo para las cosas que yo hago y fotografío, imprescindible de 0,50cm ³

Y un sitio libre de esas dimensiones para guardarla... imposible. Llegué a plantearme dejarla colgada como si fuese una lámpara, jejeje. 

¿Sabes qué es lo que más tiempo  me cuesta a la hora de publicar un post?

Hacer y elegir la foto. Soy muy exigente para este tema.

Tengo trabajos que no he publicado simplemente por no haber conseguido hacer esa foto que me gustase.

¿Te cuento cómo resolví el problema?

MATERIALES:

* Caja de cartón.
* Sábana, camiseta, papel cebolla....
* Silicona
* Cútex, tijeras
* Cinta adhesiva.

Antes de empezar tienes que saber que esta caja de luz solo tendrá tres lados: Derecho, arriba e izquierdo.

Empezamos:

Voy a salir a la mesa de la terraza, que es más grande, aunque posiblemente me achicharre el sol.

1.- Saber el tamaño; yo había pensado en 50x50 cm.


2.- Tras cortar los lados más grandes de la caja, marqué una línea a 5 cm. 

3.- Corté por la línea, dejando de esta manera el marco de lo que serían los lados de la caja de luz.

4.- Como mi caja de cartón solo tenía dos lados de la medida necesaria, tuve que hacer el tercero cortando unos listones de cartón y pegándolos con silicona.

MUY IMPORTANTE: Si la haces como yo.

Tienes que hacer: dos cuadrados de 50x50 cm y uno de 50x48cm.
Quedando este más pequeño en un lado.

5.- Una vez que están los tres lados, los uní entre sí con cinta de pintor por la parte más sucia del cartón. 

Esta parte es la que quedará fuera de la caja; así, evitamos posibles sombras a la hora de hacer las fotos.

Ya montada la estructura, pegamos la sábana.

Y me marcho dentro, que Don Lorenzo (el sol), me está matando.

6.- Corté el pespunte de la parte adaptable de la sábana, y empecé a pegar todo el contorno de las tres piezas (de cartón) unidas.

El trozo de sábana  tiene un sobrante de unos 5 cm. 

7.- En el resto de los lados pongo silicona, y voy estirando de la sábana para que quede lo más tensa posible, ya que si quedase floja haría sombras sobre el objeto a fotografiar.


8.- El sobrante de la tela la pegué por el otro lado.



9.- También he puesto unas solapas por la parte de fuera para sujetarla.

10.- Necesitas poner luz en los tres lados, importante luz blanca.


Con esto estaría terminada, y como ves la sábana estaba para el destierro. De esta manera, no ha sido una pérdida; ha sido una reutilización.

¡¡¡Aaahhh!!! Bueno, que falta lo mejor. jejeje

La solución al problema del espacio:

- La puedo plegar y colgar, de esta forma he solucionado el problema.

Cuando la necesito, simplemente monto, fotografío y guardo. 

Esta ha sido mi forma de resolver un problema y mi pequeña aportación.

Espero que mi invento funcione bien, ya iras viendo los resultados.

Te deseo un feliz verano.


No olvides que puedes seguir mis trabajos en las redes sociales: